martes, 15 de julio de 2008

Silencios...

Había terminado de leer una definición interesante de lo que significaba el silencio, era para una materia de la facultad, pero de todas manera lo leí como quién lee a gusto algo que hace tiempo tenía ganas de leer... y es raro tener ganas de leer un texto que no sabes que vas a tener que leer. Creo que fue por eso que me gusto más.
Era una descripción muy interesante de las relaciones entre el poder hegemónico y el sector subalterno, era un traspaso de como ese silencio que margina al oprimido se convierte en rumor... y como cada vez el rumor se convierte no solo en palabra, sino también en acción. Creo que esto último no lo decía, creo que fue parte de mi propia apreciación...
Desde chiquita se me complica leer sin divagar, leer concentrada en lo que estoy leyendo, y nada más... sinceramente es algo que me da mucha bronca, pero a esta altura aprendí a convivir con ello.
Creo que fue por eso que no me sorprendí cuando apareció tu imagen en una comparación insensata dentro de mi cabeza... pero lo más increíble de esto, fue que a partir de esa sensación comprendí no solo que lo que me estaba empezando a pasar, sino también el texto que ahora descansaba en la desordenada mesa.
Y se me vinieron las imágenes de esa tarde, cuál fotografías reveladas en mi inconsciente... y me acorde de los miles de silencios que precedieron a tu entrada, y de los rumores que precedieron al silencio, y de mi voz desorientada en busca de una respuesta, y aquella que no llegaba, y mis nervios y los tuyos evitando una verdad, tal vez evitando una nueva concepción entre vos y yo, o simplemente vos eras el que evitabas una simple confusión. Creo que por eso mis palabras fueron rápidas lineales y desordenadas, para que no descubras mi atemorizada, así me vi chiquita y con muchos nervios, así te vi grande y superado... de pronto como quien juega al juego eso de cambio de roles, me vi enorme y ya no escuchaba tu voz.
Fuimos la subalternidad, fuimos el poder hegemónico y fuimos un poco más de nosotros mismos... fuimos rumor, pero lo más importante es que logramos ser silencio, aquel que muchas veces expresa más que las palabras...

2 comentarios:

Mariana . dijo...

el silencio muchas veces me dijo muchas cosas, que si alguien me las decia....jamàs las hubiera escuchado, ni las podrìa interpretar tan bien como con un silencio...

Daneri dijo...

Volves?
o ya te fuiste?