martes, 1 de julio de 2008

Risas...

Empezo siendo una simple llovizna, a esta altura se entremezclaban los colores de los rayos con el ruido ensordecedor de los chaparrones, ella no hacía mas que reir.
Reia con todas sus facciones a flor de piel, eran de esas risas que no transforman solo la boca, y amplian los pómulos, sino que también se transformaba su mirada...
Volvio a tirar los dados, a acomodar las fichas, a tener el as de espadas, en esa risa, enorme desde todas sus percepciones volvia a sentirse viva.
Su mirada no solo fue mas allá, sino que indagaba cada parte de su ser. Ella lo sabía muy bien, quizas se reia por eso, o porque él le regalaba un poco más de vida.
Ella estaba viviendo ese cuento relatado desde otras voces, ella estaba viviendo su propia historia, ella no hacía mas que reir, en la noche con sus ruidos y rayos, pero con toda la magia que le regalaba aquel momento...

3 comentarios:

perfume de flor... dijo...

Qué lindo que es reir!, y con vos lo hago muchooo amiga..
te quiero bella

José dijo...

Que bueno que al final de todas las risas esas la protagonísta no buscó algo dulce para comer, porque sería muy sospechosa su conducta...

Mustapha Ibrahim dijo...

Pregunta: es autobiografía, o simplemente se te ocurrió? Muy interesante. Te voy a seguir leyendo.