martes, 13 de mayo de 2008

LA MAGA

Anoche volví a tener frio, creo que me moría de frio, literalmente me moría de frio, sería preciso decir, que simplemente me moría y no quería saber porque, o tal vez me había dado cuenta, pero una vez más no deseaba exteriorizarlo.
Entrada la madrugada me dormí profundamente, no lo podía creer, volví a verla, La Maga estaba radiante, volvía a ser la que desplegaba una y mil sonrisas, la que caminaba con precisión, la que no lloraba en público, aquella que más de una vez pudo brindarle calor a un témpano solitario, la que no le temia a enamorarse, ella estaba ahí, ella volvía en sueños, La Maga ya no era real.
Volví a gritar, a llorar a implorarle que no se vaya, que no deje este saco gris, que camina por una vida sin rumbo, sin poder desear, besar, amar... ¡Maga quedate, Maga no quiero vivir así! y ella sin intenciones de mirarme parecía marcharse y ahi nuevamente volví a llorar, pero estaba sola y nadie podía captar mi precipitada vulnerabilidad, entonces mi llanto fue más profundo. La Maga levanto la vista, y sin decir nada dijo tantas cosas.
Ahí nomás pude comprender todo, La Maga me ayudaba a crecer, inevitablemente debía dejarme, ahora estaba sola con mi suerte. Seque mis lágrimas, acomode mi pelo y me dispuse a volver... entendí que La Maga debía irse, era muy fragil para este mundo, pero me dejaba lo mejor de ella, aquella niña que fue, que iba regalando abrazos a su paso, la que se creía las historías mas disparatadas, se reía a carcajadas, aquella adolescente que se enamoraba una y mil veces, la que no tenía miedo de llorar y decir lo que le pasaba, la que nunca iba a mentirse...
La Maga se había ido, definitivamente se había ido, y ahí pude entender que yo era finalmente una mujer...

3 comentarios:

Eric dijo...

....y qué mujer!!! Sin embargo La Maga te explota por los poros en cada acción, cada sonrisa, cada acción juvenil que acompaña simbioticamente a esa Mujer que sos hoy.

Cuidate, querete, ojito...

Besos Maru

Joseph dijo...

Yo tengo una remera como la que usaba "El Mago" Capria cuando estuvo en Racing por primera vez.
Chau Marina, que sigas creciendo.

perfume de flor... dijo...

Es realmente hermoso lo que escribiste...yo también a veces me pregunto dónde estará mi Maga...pero en tu caso puedo asegurarte que se percibe claramente en todos tus movimientos...
te quieroo bella!